El mantenimiento y la limpieza de tejados y  de las cubiertas es una cosa necesaria para su buen funcionamiento y no llevarnos sustos cuando aparecen filtraciones o goteras, debido a una falta en el mismo.
Todos pensamos que las escaleras de nuestro bloque en comunidad deben  limpiarse 2 o más veces en semana al igual que una mano de pintura cada 4 o 5 años, pero no pensamos así, en lo respecta a nuestro tejado. Si se realizaran mantenimientos periódicos en el tejado, alargaríamos la vida del mismo y reduciríamos al mínimo el riesgo de tener humedades o goteras.
Lo principal es dejar impoluto el camino por donde tiene que pasar el agua, por eso dejar sin obstaculos las canales de los faldones, las limahoyas (encuentro entre dos faldones), el canalón de recogida, y bajantes.
LIMA-CON-SETIMURC-en-Madrid
caballetes-y-limatesa-limpi
Como consecuencia de las acciones climatológicas y de poco mantenimiento es frecuente encontrarse
Nidos de pájaros, colonias de mohos, musgos y gramíneas. En cualquier caso la cubierta puede presentar patologías de mucha importancia, ya que un fallo en la cubierta no solo afecta a la estética sino, lo que es más importante, a la estructura y al resto de materiales de la cubierta como aislamientos, piezas de acabado, etc. Estas patologías pueden tener además su influencia no solo en el confort de las personas, sino incluso en su salud.
Por este motivo es recomendable después de la limpieza observar, y en cualquier caso intervenir (pidiendo asesoramiento a especialistas y técnicos), cuando encontremos:
CHIMENEAS-CON-SETIMURC-en-M
REJILLA-EN-CANALON-DE-ALUMINIO en MAdrid
  • Grietas. Producidas por elementos con diferentes coeficientes de dilatación o distinto sentido de trabajo.
  • Tejas desplazadas o rotas. Como consecuencia de la acción del viento, del granizo, animales como pájaros, gatos, etc. o a trabajos en instalaciones de antenas, captadores solares, instalaciones de gas, degradación del mortero en ciclos hielo/deshielo.
  • Falta de ventilación. Debido a la realización de cubiertas prácticamente estancas.
  • Resolución incorrecta de instalaciones. Debido a instalaciones situadas en lugares no accesibles y que frenan el curso de las aguas.
  • Deformación de la estructura u otros elementos de madera.
  • Solapes insuficientes.
Derivados  de estos problemas aparecen goteras y humedades por filtrado o condensaciones derivadas de la falta de una ventilación suficiente. Las filtraciones y humedades producen problemas en cualquier tipo de soporte. El agua también afecta al comportamiento de la mayor parte de los aislamientos, disminuyendo o anulando su acción aislante. En la mayoría de los casos si no actuamos con rapidez, pueden provocar graves problemas estructurales y como no, económicos.